La TRUFA NEGRA, un TESORO GASTRONÓMICO.

por | Ene 28, 2022

La trufa negra también es reconocida por su nombre científico “Tuber Melanosporum” o como “trufa negra del Périgord” y es quizás el producto más cotizado de la temporada de invierno.

Trufa Negra (Nombre científico «Tuber Melanosporum»

SABOR INTENSO Y OLOR CARACTERÍSTICO DE LA TRUFA

La trufa negra, es el objeto de deseo de todo amante de la gastronomía. Es reconocida por su nombre científico “Tuber Melanosporum o también como “trufa negra del Périgord” y es quizás el producto más cotizado de la temporada de invierno.

Con su sabor intenso y su característico olor, este hongo comestible es muy valorado en todo el mundo y consigue mejorar cualquier plato que se cruce en su camino. Se puede utilizar en recetas de menús muy sofisticados como en platos simples como un huevo frito. Siempre le dará un toque sublime.

Desde el mes de noviembre y hasta mediados de marzo, la trufa negra es codiciada por todos. En España somos afortunados, al ser los mayores productores del mundo. En otra época del año, entre junio y agosto, también hay disponibilidad de trufa negra fresca, pero proveniente del hemisferio sur (Australia).

La búsqueda de la trufa se realiza con cerdos o perros adiestrados en los bosques de robles y encinas de nuestro pais.

¿POR QUÉ LA TRUFA TIENE UN PRECIO TAN ELEVADO?

Al contrario que otros hongos que crecen fuera del suelo, las trufas crecen de forma subterránea, ya que sólo crecen en la oscuridad en los bosques de robles y encinas que se encuentran entre los 500m y 1000m. de altura y no se pueden plantar, cultivar o cosechar fácilmente porque requieren unas condiciones especiales para ello. Generalmente días cálidos y soleados y noches frescas.

En cualquier caso, aunque su precio es elevado, realmente no se necesita una gran cantidad del producto para disfrutar con su sabor, por lo que es accesible más allá de la alta cocina. En Muy Sibarita te ofrecemos esta joya negra en las mejores condiciones.

Trufa negra

CONSERVACIÓN DE LA TRUFA EN CONDICIONES ÓPTIMAS

Cuando hablamos de trufa, menos es más. Su intenso aroma y sabor permite trabajar con cantidades muy pequeñas y aporta matices y características sobresalientes a nuestros platos. Es muy versátil y puede usarse de distintos modos o cortes: laminada, rallada o en pequeños cortes, aunque para su mejor aprovechamiento se aconseja el laminado en cortes finos. De esta forma, no perderá su aroma intenso y sacaremos el mayor partido gastronómico.

Su plenitud de aroma y sabor dura un máximo 15 días tras su recolecta. Esto quiere decir que el consumo ideal es en fresco evitando congelarla si queremos sacar el máximo partido.

La trufa negra huele a tierra húmeda. Este puede ser un claro indicio de que la trufa ha sido recolectada recientemente. Si no fuera así, una trufa recolectada hace tiempo o cuya conservación no ha sido óptima, su olor será similar al del ajo o presentará notas de olor avinagradas.

diamante negro

Para su conservación óptima en la nevera, es aconsejable proteger las trufas de la humedad envolviendo cada una de ellas en un papel absorbente, realizando un cambio de papel diariamente.

Además, para evitar que pierda su aroma, te aconsejamos que lo guardes en un envase hermético, abriendo alguna vez ese envase para oxigenarlas. Una gran idea es almacenarlas junto a otros alimentos como huevos o mantequillas para aprovecharlos y disfrutarlos con el olor y sabor a trufa adquirida.

Y para prolongar su conservación hasta un año se puede optar por conservar las trufas en su jugo. Esto es introduciendo las trufas limpias en un bote de cristal, cubrirlas con brandy o un vino blanco seco, tapar y hervir al baño María hasta que haga vacío.

Sea como sea, seguro que con este diamante en bruto disfrutas todas tus creaciones gastronómicas y las llevas al máximo esplendor.

Déjanos saber. ¿Cuál es tu plato favorito dónde no puede faltar este tesoro gastronómico?

Miembros

Miembros

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0