Pago de la Oliva Bodegas y Viñedos

Bodega familiar ubicada en Tudela de Duero, donde cultivamos con dedicación la mejor uva desde hace mas de 30 años, y con la que elaboramos 5 vinos de los que nos sentimos orgullosos: Savia, PDO Coupage, PDO Tonneau Bouquet, PDO Selección y Deja vu

Ver selecciónSaber más

Selección

Mostrando todos los resultados 10

  • Tonneau Bouquet 2017 x 3 botellas

    Añadir a la cesta
    0
  • Savia 2018 (6ud)

    Añadir a la cesta
    +1
    avatar
  • Tonneau Bouquet 2017 (3ud)

    Añadir a la cesta
    0
  • Selección 2017 Magnum (1ud)

    Añadir a la cesta
    0
  • Coupage 2017 (6ud)

    Añadir a la cesta
    0
  • Selección 2017 (3ud)

    Añadir a la cesta
    0
  • Tonneau bouquet 2017 (6ud)

    Añadir a la cesta
    0
  • Lote Imprescindibles Pago de la Oliva

    Añadir a la cesta
    0
  • Lote Colección Pago de la Oliva

    Añadir a la cesta
    0
  • Lote Wine Lovers

    Añadir a la cesta
    0

Más Info & Fotos

Solo de una uva excepcional puede nacer un vino excepcional PASIÓN POR EL VIÑEDO

LA ILUSIÓN DE TRES GENERACIONES

Si hablamos de Pago de la Oliva, hablamos necesariamente de una familia, de un proyecto propio que refleja toda la pasión que se vierte cuando la tierra y la viña te enamoran y te hacen partícipe de lo que sienten y de lo que dan.

Son ya tres generaciones a las que José Barbero ha transmitido esta forma de vida y de sentir las cepas. Sus hijas y nieto la comparten y la impulsan con ilusión y visión de futuro.

Si hablamos de Pago de la Oliva, hablamos necesariamente de una familia, los Barbero.

José Barbero Capdevilla, fundador y visionario en su época, siempre supo que quería tener viñas. Un sueño hecho realidad hoy donde el trabajo de más de treinta años dedicado a las viñas ha permitido ver con orgullo como tres generaciones trabajan codo a codo en el campo y la bodega.

 

 

Un apasionado del campo, de la agricultura y de sus viñas.

Comienza a escribirse la historia con un chaval sevillano recién llegado a Tudela de Duero que amaba el campo y trabajaba de sol a sol. Los mayores del lugar le llaman “el niño”, ya que recuerdan con cariño un joven que trabajaba el campo con pasión y coraje pese a su corta edad.

En el campo buscó las respuestas que la misma naturaleza contaba sobre donde y como hacer las cosas, donde plantar las viñas, como preparar el suelo… Trabajando siempre con ilusión y con una filosofía de vida: “El único camino posible es hacer las cosas de la mejor manera posible.”

 

Mi Cesta
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0